Saltar al contenido

¿Por qué no se apaga el compresor de aire?

Por qué no se apaga el Compresor de Aire

¿No se apaga tu compresor de aire cuando está cargado? Es posible que experimentes este problema con tu compresor de aire.

En este artículo te explicamos las posibles razones, los problemas que supone y te revelamos la mejor solución posible.

Posibles razones:

Diferentes razones pueden llevar a que tu compresor de aire no se detenga cuando esté completamente cargado.

A continuación, te detallamos las más comunes en este tipo de casos:

Fuga de aire

El caso más frecuente por el que un compresor de aire no se detenga es por una fuga de aire. Parece insignificante pero no te puedes ni imaginar las veces que suele ocurrir esto.

En muchas ocasiones tenemos alguna fuga por el circuito de aire del compresor y se escapa la presión que genera el aparato.

Por lo general, las fugas suelen aparecer en la manguera neumática. Esta parte es la más débil ya que están echas de plástico. Un simple roce prolongado en la manguera puede hacer que empiece a perder aire.

Te recomiendo que la revises antes de seguir…

Configuración del presostato

Si el problema de tu compresor persiste, en muchas ocasiones es debido a una mala configuración en el presostato.

¿Qué es el presostato?

El presostato es una pieza que se ubica en la parte superior del compresor. Muchas veces está cubierta por un plástico negro para que no se manipule.

Esta pieza es la encargada de controlar cuando se activa el motor del compresor y cuando debe apagarse.

En algunas ocasiones se desconfigura debido a caídas de tensión o por diferentes razones.


Más abajo te enseñaremos a configurarlo correctamente. ¡No te lo pierdas!

Problemas que esto genera

Si el motor de tu compresor de aire no se detiene cuando se encuentra totalmente cargado esto puede generar diferentes problemas.

Los problemas más comunes son:

Sobrecalentamiento

El uso prolongado del motor puede producir un excesivo calentamiento. Los componentes internos como: pistones, bielas o cilindros elevan su temperatura de manera considerable.

Desgaste interior

Cuanto más tiempo encendido permanece el motor, se genera un mayor desgaste interno. Por lo tanto, aumenta el riesgo de gripaje que pueden sufrir las piezas internas.

Consumo de energía

Por último, esto también desemboca a un mayor consumo de energía. Ya que se alimenta de la energía eléctrica.

¿Cómo solucionarlo?

¡Entramos en materia!

Como ya sabes, el presostato es el encargado de regular la presión mínima, con la que el motor se activa y la presión máxima, con la que se desactiva.

Para solucionar este problema, tenemos que centrarnos en la configuración del presostato.

En primer lugar, necesitamos retirar la carcasa para poder configurarlo con facilidad.

Una vez retirada esta parte de plástico, podrás ver dos tornillos. Uno de plástico y otro de metal más pequeño.

  • Tornillo A (plástico o grande)
  • Tornillo B (metal o pequeño)

El tornillo A es el encargado de regular la presión máxima. Cuanto más lo apretemos hacia la izquierda, más presión aguantará el compresor hasta que se apague.

El tornillo B regula la presión mínima. Su funcionamiento es el mismo que el anterior. Cuanto más se presione,se encenderá el motor a mayor presión.

Nosotros sólo nos centraremos en el tornillo A.

Simplemente giraremos el tornillo A un par de vueltas para aflojarlo. De esta manera, reducimos la presión máxima y a continuación comprobamos si corta el compresor de aire.

Últimas comprobaciones…

Ya has conseguido ajustar el presostato correctamente. Ahora puedes configurar la presión mínima para tener un mejor control de tu máquina de aire.

Con la ayuda del manómetro que te marca la presión interior en todo momento, puedes configurar tanto la presión máxima como la mínima.

Observando esta parte controlaras en todo momento a cuantos vares de presión se activa el motor y cuando se apaga.


Espero haberte ayudado a solucionar este problema con tu compresor de aire. Si tienes cualquier pregunta puedes realizarla en este mismo post.

¡Saludos!