Saltar al contenido

¿Cómo funciona un compresor de aire?

¿Sabes cómo funciona un compresor de aire? Te explicamos todo lo que necesitas saber sobre su funcionamiento.

Aprende a usar correctamente un compresor de aire y descubre cómo trabajan estas máquinas.

¿Qué es un compresor de aire?

El compresor de aire es una máquina que tiene la finalidad de comprimir el aire ambiental (o cualquier gas), almacenarlo y extraerlo.

Este aire que es filtrado y reducido se introduce dentro del tanque o calderín. Posteriormente, el aire (ya comprimido) se libera para darle el uso deseado.

Los usos más comunes de estas máquinas son: inflar neumáticos, hinchar balones, piscinas, rociar pintura, limpiar el polvo…

Los compresores pueden cubrir diferentes necesidades aplicando las herramientas neumáticas oportunas: corte, apriete, soplado, inflado…

Ahora que ya sabes la función de un compresor de aire, te vamos a enseñar a utilizarlo de la mejor manera posible.

¿Cómo usar un compresor de aire?

como funciona compresor de aire

Al comprar un compresor de aire te pueden surgir algunas dudas: ¿Dónde instalo el compresor? ¿Qué herramientas son las mejores? ¿Cuanta presión necesito?…

A continuación, te detallamos el proceso que debes seguir cuando utilices tu compresor de aire:

Instalación

  • El primer paso es desempaquetar por completo nuestro compresor de aire. Asegúrate de que no presente ningún golpe o similar.
  • Revisa si tu modelo dispone de topes de goma anti-vibración que debas colocar en la parte inferior, o si dispone de ruedas de transporte.
  • Instala el filtro de aire, si no está instalado previamente.
  • Añade el aceite que marca el fabricante por el orificio de llenado. Algunos modelos tienen un ojo de buey por el que puedes revisar si el nivel está correcto.

Uso cotidiano

  • Conecta el cable de encendido del compresor a la corriente eléctrica.
  • Espera a que el calderín o tanque esté lleno por completo. Una vez se detenga el motor del compresor ya tendrás la presión de aire óptima para cualquier trabajo.
  • Conecta la herramienta neumática que necesites. Regula la presión de salida de aire. Utiliza con precaución las herramientas de gran potencia.
  • Desconecta la herramienta neumática y después desconecta el cable de la red eléctrica.
  • Puedes vaciar el tanque cuando termines de usarlo.

Ajustes de presión

Cuando utilizas el compresor junto con una herramienta neumática, es posible que necesites regular la presión para obtener mayor o menor cantidad de aire.

Normalmente, desde las herramientas neumáticas de calidad puedes regular la entrada del aire para ofrecerte mayor o menor potencia.

Si no es así, puedes ajustar la válvula de salida para reducir el aire del tanque a la presión que más o menos consideres apropiada.

En el siguiente vídeo puedes observar con claridad cómo usar un compresor de la mano de un profesional.

El funcionamiento de un compresor de aire

funcionamiento compresor de aire

Una vez sabes ya sabes usar tu compresor de aire, conviene que conozcas el funcionamiento interno de un compresor que consta de tres partes.

Estos tres procesos son: la aspiración, almacenaje y expulsión.

  • En esta primera parte de aspiración, la máquina compresora aspira toda la cantidad de aire que el calderín puede almacenar. Cuanto mayor aire entra dentro del tanque, más presión de aire existe. En el momento que el compresor ya ha absorbido suficiente aire, automáticamente se para el motor.
  • En el momento que el motor del compresor es detenido pasamos a la segunda fase de almacenaje. En esta segunda fase el aire comprimido simplemente permanece dentro del calderín con una determinada presión. A mayor cantidad, mayor presión.
  • El último proceso que realizan los compresores de aire es el de expulsión. Este proceso se puede realizar de varias maneras. Dependiendo del uso que le demos a nuestro compresor de aire necesitaremos una determinada presión del aire. A través del presostato que es quién regula la salida del aire, podemos conectar diferentes herramientas, para neumática, aerografía, pistolas de soplado, etc.  

Partes principales de un compresor de aire

Para comprender mejor el funcionamiento es interesante conocer las tres partes principales de las que se componen los compresores.

  • El motor. Es la parte más importante, y está compuesta por el cilindro y pistón que son impulsados por un motor eléctrico. Gracias al funcionamiento del compresor de aire, el aparato puede aspirar el aire necesario para introducirlo posteriormente en el tanque.
  • El calderín o tanque. Es la parte donde se almacena el aire comprimido que va a ser expulsado. Existen diferentes tamaños de calderines o tanques, desde 10L hasta 500L.
  • Por último, el equipo de control y suministro. Se trata de un sistema de regulación del aire almacenado. Este sistema contiene un presostato que tiene la función de regular el aire almacenado en el tanque. Además, los compresores incorporan el manómetro para controlar la presión del aire, y con uno o varios relojes para poder ver el aire almacenado visualmente. Por último, el manómetro nos permitirá regular la presión del aire

Si quieres conocer todas las partes del compresor con más detalle haz clic en el artículo para informarte mejor.

Las características de los mejores Compresores de aire

Un compresor de aire si quiere ofrecer unas buenas prestaciones al usuario debe reunir una serie de características concretas. Esto es necesario para cubrir las necesidades básicas diarias. A continuación te mostramos las más importantes:

  • Buena potencia: Ya sea para inflar las ruedas de un coche, como para cubrir las necesidades básicas de un taller… Un compresor de aire debe tener la potencia suficiente para generar una presión de aire estable e ininterrumpida.
  • Silencioso: Para evitar molestos ruidos, el compresor de aire con el que trabajemos tiene de respetar los decibelios adecuados de sonido. Si por el contrario sobrepasa esos decibelios, podríamos tener incluso problemas de audición en un futuro.
  • Poco mantenimiento: Si un compresor de aire no requiere de mantenimiento, la verdad es que nos despreocupamos al 100% y eso es bueno. Al contrario, siempre tenemos de tener presente el mantenimiento adecuado para nuestro compresor.